Tener la vida resuelta. No es algo que nunca hayamos intentado. Sin embargo, las cosas no siempre resultan como tan cuidadosamente las planificamos. En mi caso el cambio vino de la mano del amor. En 2015 pasé de vivir en mi casa de toda la vida en un pueblo perdido de Buenos Aires a mudarme a la cosmopolita Madrid sin más objetivos que seguir el amor.

Mudarse de país, dejar todo lo que estás haciendo y esperar que la vida te sorprenda… y la sorpresa fue enorme, vino cargada de viajes que jamás imaginé hacer. Nadie me dijo que para mí, que siempre pensé que tenías que tener un buen trabajo y ahorrar años para hacer un único viaje en tu vida,  esa mudanza con fecha de retorno, en realidad era un viaje de ida. Era abrir la cabeza y enamorarme para siempre de viajar.

Por eso creo en viajar tomándose un avión o un tren, pero también creo en viajar probando ese plato de comida típica en un restaurante a dos cuadras de tu edificio, o leyendo un libro desde tu casa. Creo que leer las anécdotas de otros o ver películas también te hace viajar, y que conocer las historias de los lugares también es un viaje. Que no hace falta cruzar el océano, cambiar de alfabeto, recorrer 12000 kilómetros, que viajar también es mirar con otros ojos tu ciudad, o visitar ese pueblo de al lado al que nunca habías ido.

En 2016 empecé a escribir este blog para revivir esos momentos mientras los cuento y para compartir ese pequeño descubrimiento: ¡Hay más de una forma de viajar!.

En 2017 volví a Argentina muy diferente a como me había ido, dispuesta, esta vez, a conocer mi país. Y en eso estoy.

Además de los viajes, mi otra amante es la psicología. Soy profesora y futura licenciada.

Soy Lucía y viajando le perdí el miedo a viajar, redefiní lo que pensaba que eso significaba. Este es un blog para gente como yo, que lejos de ser experta en viaje, o tener una cuenta bancaria super inflada, no sabía ni como arrancar, ni como planificar u organizar viajes, pero que ahora lo disfruta como a ninguna otra cosa. Por eso, quiero simplificarte la vida al máximo a la hora de viajar, y hacer todo lo posible para que te muevas (poco o mucho, cerca o lejos, de una forma u otra) de donde estás y lograr que un millón de cosas nuevas pasen frente a tus ojos. Que no es necesario tomarse un montón de meses, no hace falta dejar el trabajo ni ahorrar miles de años para viajar, basta saber aprovechar lo que se tiene y saber lo que se quiere. Así que:

Sit back, relax and enjoy your travel.

Lucía


Contacto:

Si queres ponerte en contacto conmigo, hacerme alguna pregunta o sugerencia podes encontrarme vía:

 

Anuncios