Conocí Boulogne sur Mer por la insistencia de mi novio. Crease o no, él siempre había querido conocer esta ciudad de la que yo nunca había escuchado nada. Es que allí vivió sus últimos días el prócer agrentino José de San Martín.

No es la escapada típica desde París, tampoco el lugar más turístico a donde vayas a ir (difícilmente puedas hablar otro idioma que no sea francés), pero sí te vas a llevar una grata sorpresa cuando descubras todo lo que esta ciudad tiene para ofrecer; como yo, que llegué pensando encontrar la casa del Padre de la Patria argentina y no mucho más, y termine trayéndome conmigo un auténtico pedacito de Francia.

Boulogne sur Mer se ubica al norte de Francia; es conocida como el primer puerto de pesca francés y por ser antaño uno de los principales puertos en contacto con Gran Bretaña y, dicen,  en los días claros puede verse desde allí la costa británica.

Llegar desde París es muy sencillo, salen en esa dirección trenes y autobuses que en aproximadamente 3 hs. llegan a la ciudad. Una vez allí todo queda cerca, no vas a necesitar ningún medio de transporte.

La ciudad enamora desde que pones un pie en ella. El mercado de pescadores y la antigua tradición de comprar el pescado fresco por la mañana nos recibió cuando llegamos. Seguido de un paseo por la playa, el puerto y la Costa del Ópalo, ideales para una caminata mañanera; no importa si la visita es en invierno, el puerto de Bolugne sur Mer siempre valdrá la pena; además hasta fines de septiembre, cuando el clima acompaña, pueden reservarse paseos por el mar y experiencias pesqueras.

DSCN3577 arreglado.jpg

 

¿Qué ver?

  • El motivo que me llevo allí y la visita obligada para todo argentino es la casa en donde murió San Martín, Museo del Libertador, pequeña porción de suelo argentino en Francia que conserva intactas sus pertenencias. Además de su casa, en Bolugne sur Mer también se erige una estatua en honor al prócer argentino.
DSCN3548.JPG
Estatua del Gral. José de San Martín
  • El Calvario de los marinos: Esta capilla construida con la forma del casco de un barco, es un santuario dedicado a aquellos que perdieron su vida en mar. Ofrece las mejores vistas hacia el puerto y la costa, aunque solo es visitable desde mediados de julio a mediados de septiembre.
  • La ciudad fortificada: En la zona de la Ciudad Fortificada se condensan arte e historia en innumerables puntos turísticos. Se llega a ella atravesando la muralla que la protegía; en el interior destaca la cúpula de la Basilique Notre – Dame, un edificio colosal construido entre 1827 y 1866, dominada por una cúpula que eleva la altura de la basílica a más de 100 metros. Si bien para su construcción se inspiraron el las catedrales de St Paul de Londres y de San Pedro, de Roma, por dentro esta catedral es única; el interior está decorado con bayas y redes que no permiten olvidarnos que estamos en una de las ciudades europeas líder en materia de pesca. Detrás del altar de abre una pequeña puerta que lleva a la base de la cúpula, con antiguas pinturas en las paredes y una modesta decoración. Como si la propia belleza de la basílica fuese poca, debajo de ella se halla la enorme cripta construida en los alrededores de una antigua cripta romana.
DSCN3657.JPG
Cúpula de la Basílica de Notre Dame de Boulogne

Junto con la basílica, el campanario domina toda la antigua ciudad. Originalmente era la torre del castillo de los Condes de Boulogne; fue convertido en campanario en el Siglo XIII y en la actualidad es la construcción más antigua de Boulogne.

La ciudadela también cuenta con su propio Castillo, que fue centro de la antigua fortificación medieval.

La ciudad fortificada es ideal para pasear, mirando los hermosos edificios que la conforman, como la biblioteca o el Palacio de Justicia, probar alguna comida típica y sentirse en otra época. Como si todo esto fuera poco, también forma parte de la antigua ciudad el Museo de Boulogne sur Mer, gran colección de arte e historia.

DSCN3665.JPG
Entrada a la Ciudad Fortificada
  • Nausicaá: el atractivo ideal si se visita la ciudad con niños. Nausicaá es uno de los sitios dedicados al conocimiento y la conservación de la vida marina más grande de Europa. Abierto casi todo el año, el precio de la entrada es de €19 para mayores de 12 años, con descuentos para menores entre 3 y 12 años, mayores de 60 años y grupos de más de 4 personas.

¿Conocías Boulogne sur Mer? No te olvides de comentar!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios