Porque Valencia no es solo mar, arena y Fiestas de Falla. Es también una gran ciudad (la tercera con mayor población en el país), posee uno de los cascos históricos más extensos de España y cuenta con una oferta artística, científica y cultural única.

Comencemos con unos datos útiles para el visitante:

Probablemente llegues a la ciudad en alguno de estos medios: tren, autobús, avión o auto.

Si llegas en auto no tienes más que dirigirte en él al lugar en el que vayas a parar.

Si llegas en cualquiera de los otros medios, de todas maneras te será muy fácil acercarte hasta el centro de la ciudad; el servicio de transporte público en Valencia es basto y variado. Cuenta con una amplia red de metro (o subte), autobuses y tranvía. Tanto desde el aeropuerto como de las estaciones de trenes y autobuses existe a poca distancia conexión con la red de metro.

Para moverte luego por la ciudad es muy recomendable la Tourist Card, la tarjeta para turistas que no solo ofrece transporte público gratuito (inclusive el transporte en subte hasta el aeropuerto, que suele costar €8,40 ida y vuelta), descuentos en la Ciudad de Las Artes y de Las Ciencias, en visitas guiadas, tours y acceso gratuito a algunos museos.

El coste de la tarjeta variará según la cantidad de horas que quieras que sea válida: €15 para una validez de 24 hs., €20 por 48 hs. y €25 para 72 horas.

Las playas

Suelen mencionarse dos entre las playas más bellas de Valencia: Las Arenas y La Malvarrosa. Sin embargo, voy a incluir una para aquellos que quieran alejarse un poco de la gente y experimentar la costa solo para ellos: la playa de El Saler en el Parque Natural de la Albufera.

Las Arenas y La Malvarrosa son las playas a las que es más fácil llegar desde el centro de la ciudad. Muchos autobuses nos dejan a tan solo unos pasos de la costa; las líneas 1, 2, y 19 entre otras, pueden dejarte cerca de ambas playas. También se puede ir de una a la otra caminando, están juntas y son, en general, muy parecidas entre ellas.

La ventaja de pasar el día en las playas céntricas es que está repleto de bares, restaurantes y almacenes, además de tener a disposición baños y duchas. Sin embargo, también suelen estar repletas de estudiantes de Erasmus, y turistas en general. Si bien no es verdad que estén atestadas y aunque el baño no sea incómodo, yo preferí ir a conocer las playas más lejanas.

No son muchos los servicios que hay en las playas de la Abufera; no hay baños ni duchas y para encontrar un chiringuito donde comprar algo para comer o tomar probablemente tengas que caminar un trecho. Tampoco pienses que es el desierto, el autobús (la línea 25 para ser exacta) te deja, en menos de una hora, a unos pasos de la entrada al parque y ahí mismo hay un punto de información y un servicio de paseos en barco; pero hasta la playa se llega por un caminito de tierra dentro de bosque del parque, así que es recomendable que lleves lo que necesites (agua, comida, pantalla solar, etc.) y sobre todo, que cuides el lugar; vas a encontrar una playa súper limpia y cuidada dentro de un entorno natural único, procurá dejarlo en las mismas condiciones. Vas a poder estar prácticamente solo, y al no ser una zona transitada por barcos el agua es mucho más calma; un lujo.

DSCN4908.JPG
La playa para vos solo

Visitas en la ciudad

Valencia tiene dos grandes focos de visitas: por un lado, el centro histórico, donde se condensa la larga historia que aún se conserva en sus edificaciones; y por el otro, La Ciudad de Las Artes y de Las Ciencias, con sus construcciones que parecen sacadas de un relato de ciencia ficción, este complejo arquitectónico mira hacia adelante y adelanta el futuro.

Centro histórico:

  • La Catedral de Valencia: Expresión de la superposición de religiones que se ha sucedido allí a lo largo de la historia, la Catedral de Valencia está construida sobre una antigua mezquita, construida a su vez sobre una catedral. Se cree que posee una de las reliquias más emblemáticas del cristianismo; los estudios arqueológicos parecen indicar que aquí se encuentra en Santo Cádiz con el que Jesús celebró la Última Cena. Si bien no se tiene la certeza, lo que sí se sabe es que los papas Juan Pablo II y Benedicto XVI utilizaron la reliquia para la celebración de la eucaristía en sus visitas a la ciudad. Actualmente la reliquia es visitable.
  • Basílica de la Virgen: En esta Basílica, dedicada a la Virgen de los Desamparados, patrona de la ciudad, destaca una increíble cúpula totalmente adornada con imágenes.
  • Parroquia de los Santos Juanes y la Lonja de seda: Se encuentran una frente a la otra; la parroquia fue construida alrededor del 1200 sobre una mezquita y el edificio de la Lonja de seda, fue levantado hacia el 1400 con fines comerciales aunque cumplió diversas funciones. Ambos son considerados obras maestras del estilo gótico.
  • DSCN4943.JPG
    Parroquia de los Santos Juanes
  • Torres de Serranos: No solo puedes visitar las murallas del medioevo, sino que también subirte a las torres desde donde quizá, algunos siglos atrás vigilaban la entrada a la ciudad con arco y flecha. La tarifa general es de €2, pero es gratuito los domingos.
  • Ayuntamiento de la ciudad: El edificio sel ayuntamiento se vuelve una visita obligada al ser uno de los más bellos de la ciudad, que se completa con una preciosa plaza.
DSCN4938.JPG
Ayuntamiento de Valencia

La Ciudad de Las Artes y de Las Ciencias

El reconocido arquitecto valenciano Santiago Calatrava dio vida a esta pequeña ciudad compuesta por cinco maravillosas edificaciones donde se funden la arquitectura más vanguardista, el arte, la ciencia y la naturaleza. El centro está compuesto por: el Oceanografic (el acuario más grande dela UE), el Museu de les Ciències, el Hemisfèric, el Palau de les Arts Reina Sofía y el Ágora; los tres primeros de ellos son visitables.

El complejo es ideal para visitar en vacaciones con niños, las actividades ofrecidas son interesantes tanto para niños como para adultos.  Las tarifas son reducidas para menores de 12 años y gratuitas para menores de 3. El ticket que incluye entrada a los tres puntos de visita tiene un valor de €36,90 individual, €28 la reducida. También pueden comprarse tickets para visitar solo unos de los puntos (a partir de €8 la más económica) o para combinar a gusto dos de los puntos.

DSCN4973.JPG
Museu de les Ciències y el Hemisfèric

Probablemente resten visitar muchos lugares más que valen la pena, pero ¡Estar en el mar era muy tentador!

¿Que te pareció la guía? ¡No te olvides de dejar tu comentario!

Anuncios