Liverpool ha adquirido fama mundial por ser cuna de The Beatles; sin embargo, esta ciudad del noroeste de Inglaterra tiene mucho más que ofrecer que museos y tours en relación a la emblemática banda.

Muchas veces había escuchado que esta temática estaba demasiado sobreexplotada en la ciudad, como si solo estuviese destinado a los grandes fanáticos de la banda; así que, en un principio no le había puesto demasiadas fichas. Finalmente, la belleza de la ciudad terminó siendo una grata sorpresa. Liverpool está repleta de rincones sorprendentes:

Puerto Albert Dock:

Jamás me hubiese imaginado que un puerto podía gustarme tanto. Estuve horas paseando dentro de Albert Dock y me hubiese quedado muchas horas más. Este puerto, que ha sido vanguardia en materia de construcción y arquitectura, fue de gran importancia en la historia de la ciudad y uno de los mayores atractivos turísticos en la actualidad.

Podes perderte dentro del puerto mirando los coloridos barcos y (sorprendiéndote con los particulares nombres que tienen) que se estacionan en sus orillas, tomarte un té o café resguardándote del viento, visitar los varios museos que ofrece: Merseyside Maritime Museum, Museum of Liverpool life y The Beatles Story.

DSCN0999.JPG
Albert Dock

Chinatown:

La belleza del barrio chino de Liverpool se debe a una particularidad: además de ser el enclave de la comunidad china más antigua de Europa, Chinatown posee en su entrada principal un gran arco diseñado y construido por artistas chinos y traído desde Shanghai.

received_1169954883015569.jpeg
Arco Chino en la entrada de Chinatown

Catedral de Liverpool:

Esta imponente catedral que ha tardado más de 70 años en ser construida no solo es uno de las más grandiosas construcciones del mundo, sino que también es dueña,entre otros, de estos títulos: es poseedora del órgano más grande del país, de los arcos góticos más altos y anchos del mundo, es la catedral más grande de Gran Bretaña (y una de las más grandes del mundo), y también es la catedral anglicana más grande de Europa (quinta a nivel mundial). Además, bajando por uno de los costados tiene un gran jardín repleto de antiguas lápidas. Te dejará sin palabras.

DSCN1066.JPG
Catedral de Liverpool

 

Catedral Metropolitana de Liverpool:

La Metropolitan Cathedral es como ninguna otra catedral que hayas visto. Desde su forma circular, su extraña arquitectura y su decoración moderna, esta catedral busca expresar un nuevo espíritu del culto católico, buscando servir como inspiración e invitación a la participación en la Iglesia (sobre todo de los jóvenes).

DSCN1069.JPG
Catedral Metropolitana Cristo Rey

Mathew Street y The Cavern Club:

No importa si no te gusta The Beatles, un paseo por esta calle y una visita a The Cavern Club son obligatorios por ser emblemas de esta ciudad.

Mathew Street es ideal para caminarla de noche, cuando todas las luces están encendidas y los bares abiertos. Te va a costar un poco encontrar The Cavern Club, porque está en un rinconcito escondido y porque es realmente una caverna, pero no podes dejar de tomar algo ahí. Este bar no sólo fue el semillero de los Fab Four, sino que también muchos otros grandes artistas pasaron por allí, como: The Rolling Stones, Rod Stewart, Adele, y la lista es eterna; sin embargo, sigue manteniendo el espíritu de un pequeño y modesto bar de Liverpool, como cualquier otro. El ambiente que se vive es fantástico.

Todas las noches tiene shows con muy buena música (de hecho las seis horas que estuve allí se me pasaron volando) y es ya un clásico dejar un saludo escrito en sus paredes.

DSCN1103.JPG
Escenario de The Cavern Club

¿Liverpool te sorprendió tanto como a mí?

 

Anuncios