Ciudades increíbles si las hay. Inmensa, inabarcable. Tan increíble que dentro de ella alberga un pequeñísimo país.

Muchos creen que Roma se reduce al Coliseo y los Foros, pero la realidad es que es mucho más que eso que la hace famosa en el mundo. Una de las cosas que más me impactó de la ciudad la primera vez que la visité, pero también una de las cosas más interesantes que suceden allí es que podes perderte por las calles y a cada paso (sin exagerar, A CADA PASO) encontrar una joya perdida, un monumento vacío de turistas, templos tan antiguos como bien conservados que para muchos pasan desapercibidos, fragmentos de historia por todos lados. Así que, si algo puedo recomendarte en tu visita a la ciudad a la que llevan todos los caminos, es que no te quedes con los clásicos; correte de las visitas típicas un rato, simplemente saliendo a caminar vas a descubrir el inmenso potencial romano.

Comencemos con lo básico:

Via dei Fori Imperiali:

Los Foros Imperiales son la ampliación de los Foros Romanos. Toda la vía está al aire libre y se puede pasear por ella. Esta calle fue trazada recién en 1932, por lo que, pegados (e incluso compartiendo paredes) verás casas y departamentos. El valor de muchas construcciones antiguas en la ciudad fue conocido tardíamente. La ciudad fue creciendo sobre ellas y el resultado es esa mezcla entre lo antiguo y lo moderno, edificaciones antiquísimas que surgen en medio de una ciudad super moderna.

SAM_3782.JPG
Pareciera que las construcciones antiguas emergen de las más nuevas

Arco di Constantino, Foro Romano y Colosseo:

En la misma zona que los foros imperiales se encuentran estos tres monumentos. El arco de Constantino no requiere entrada, simplemente está sobre la calle. En cambio el coliseo y los foros romanos sí. La entrada es combinada, es decir, incluye el Coliseo, los Foros Romanos y el Monte Palatino. Algo muy importante a tener en cuenta es llegar a primera hora; estos lugares son gigantescos y la visita puede llevarte literalmente todo el día. También es conveniente comprar las entradas en la boletería del Monte Palatino en vez de en la del Coliseo.

Precios: Adultos: €12. Ciudadanos de la Unión Europea entre 18 y 24 años: €7,50. Menores de 17 y mayores de 65 años pertenecientes a la UE: entrada gratuita.

Horario: el horario de apertura es a las 8:30 hs. todos los días y finaliza de tarde. (Más temprano en invierno y más tarde en verano).

SAM_3871.JPG
El Coliseo por dentro

Circo Massimo:

El Circo Máximo no es un imprescindible, de hecho, entre las posibilidades que te ofrezcan en los puntos de información turística probablemente no lo mencionen, pero, en otras ciudades del mundo pueden visitarse circos romanos; estar en Roma y no visitar el mayor de los circos suena como una locura ¿No?, además se encuentra detrás del Monte Palatino por lo que llegar es muy fácil. Actualmente no incluye entrada y tampoco está destinado a visitas turísticas (cuando lo visité no encontré ni un turista, se usa más bien para hacer deporte), así que podes entrar y pararte en medio de la pista donde se realizaban los juegos romanos.

DSCN6527.JPG

Bocca della Veritá y Forum Boarium:

Cuando la veas la vas a reconocer. La Boca de la Verdad es una máscara enorme con un orificio en la boca; cuenta la leyenda que si metes la mano en la boca y dices una mentira, la boca te morderá. Actualmente se encuentra dentro de la Iglesia de Santa María de Cosmedín así que tenes que estar atento cuando la busques.

Frente a la Iglesia cruza Foro Boario (paralelo al Río Tíber). Siguiendo esa calle se encuentran un sinfín de templos o monumentos como el Templo Hércules (increíblemente conservado) el teatro Marcelo, el Templo de Apolo, el Templo de Portuno, entre otros.

DSCN6537.JPG
Templo de Hércules

Pantheon:

El Panteón de Agripa es un templo construido en honor a todos los dioses. Los que saben del tema lo consideran una genialidad de la ingeniería y la arquitectura; de hecho, su cúpula es actualmente la más grande del mundo. Su belleza, la calidad de su conservación y el tamaño de esta obra te van a dejar tan pasmado que vas a necesitar sentarte en Piazza della Rotonda a tomar un típico café italiano mientras lo contemplas.

Precio: Gratuito

Horario: De lunes a sábado: de 8:30 a 19:30 horas. Domingos: de 9:00 a 18:00 horas. (Aunque sorprendentemente lo he encontrado abierto luego de estos horarios).

Castel Sant’Angelo y Ponte Sant’Angelo:

El Castillo Sant’Angelo fue inicialmente mandado a construir por el emperador Adriano con el fin de utilizarlo como un mausoleo para él y su familia, aunque luego de la caída del imperio sirvió para diversas tareas: fue una fortaleza y cumplió una función defensiva, fue lugar de residencia de algunos papas en incluso prisión para quienes se oponían al poder papal. El monumento es visitable tanto en su interior como en su terraza.

Horarios: De martes a domingo: de 9:00 a 19:00 horas.

Precios: Adultos: 10,50€. Ciudadanos de la UE entre 18 y 24 años: 7€.

Según mi opinión es una visita un poco costosa, y yo la resignaría si anduviese corta de tiempo o dinero.

Piazza Navona:

Esta enorme plaza está en lugar de lo que antiguamente fue un estadio, de manera que los edificios que la rodean (como sucede en varios lugares de Roma) fueron construidos sobre sus gradas. Sobre el amplio espacio que la conforma se encuentras tres fuentes hermosas.

Monumento a Vittorio Emanuele II:

Este monumento, también conocido como Altar a la Patria, es colosal, puede ser divisado desde varios puntos de la ciudad. En el centro se encuentra la tumba del soldado desconocido, con una llama siempre encendida y dos soldados custodiándola día y noche. Detrás se erige la estatua de Víctor Manuel sobre un enorme caballo. En la base se encuentra el Museo de la Unificación y detrás cuenta con una Iglesia que suele pasar desapercibida pero que es bellísima (he intentado buscar el nombre porque quedé impactada con su belleza, pero nunca lo encontré) y con un ascensor que permite vistas panorámicas de la ciudad.

Precios: El acceso al monumento en sí es gratuita. El ascensor tiene un costo de €7 y de €3,50 para menores de 18 y mayores de 65 años.

SAM_3730.JPG

Fontana di Trevi:

La fuente más grande de Roma y probablemente una de las más bellas del mundo, es una visita obligada, es necesario estar ahí, ver los colores y escuchar el sonido del agua para apreciar su belleza. Para volver a Roma, dicen, basta con tirar una moneda a la fuente (a mi hasta ahora me funcionó).

DSCN6600.JPG
La Fontana es tan grande y está tan llena de gente que es práticamente infotografiable

Piazza del Popolo:

Un verdadero obelisco egipcio traído por el emperador Augusto en el centro de la plaza consigue que te sientas como en la Antigua Roma. En los extremos dos imponentes fuentes y en frente la Iglesia de Santa María del Popolo. La plaza ofrece unas vistas increíbles de la ciudad: en el centro se abre la vía del Corso que permite distinguir a lo lejos el Monumento a Víctor Manuel II.

Piazza di Spagna y Via dei Condotti:

Famosa por su escalinata, donde innumerables veces se han realizado desfiles. Esta plaza, junto con la Via dei Condotti son la zona en donde se encuentra la más alta moda en la capital. Todas las grandes marcas posan sus negocios sobre esta calle, referencia de la moda por excelencia.

dscn6618
Via dei Condotti con Piazza di Spagna de fondo

Vaticano:

La ciudad del Vaticano es tan pequeña que es difícil imaginarse que puede resultar tan imponente y que puede contener tantas maravillas en su interior. Lo ideal es destinar mínimamente un día para visitarlo si querés echarle un buen vistazo. Si querés recorrerlo con paciencia y disfrutar un poco más de lo que ofrece (y consideras que tenes el tiempo suficiente), sin duda vale la pena repetir, porque no tiene desperdicio.

Si bien es probable que te realicen un control antes de ingresar, la entrada es libre; tanto a la Plaza de San Pedro como a la Basílica. El interior de la Basílica está totalmente repleto de obras de arte, ella en sí, junto con la Capilla Sixtina son consideradas como las obras maestras de Michelangelo

Una vez que se finaliza el recorrido allí a pocos pasos se encuentran los Museos Vaticanos. La colección de cada uno de los museos es tan basta como variada. De más está decir que es imposible recorrerlos en su totalidad (tarea que fácilmente podría llevarte meses y años), así que elegí aquello que más pueda interesarte y dedicale el tiempo en el que estés.

Horarios: De lunes a sábado de 9:00 a 18:00 horas (último acceso 16:00).

Precios: €16. Niños de 6 a 18 años y estudiantes (incluidos estudiantes no italianos) entre 19 y 26 años: 8€. Es gratuito el último domingo de mes de 9:00 a 14:00 horas (último acceso 12:30).

DSCN6604.JPG
Basílica di San Pietro

Consejos:

Transporte:

Roma es una ciudad que fácilmente puede recorrerse a pie, lo único que debes hacer cuando aterrices es llegar hasta ella.

Llegando desde el aeropuerto de Fiumucino se puede tomar un autobús (que salen desde allí cada, aproximadamente media hora. Los boletos se pueden comprar en la boletería junto a la dársena de salida antes de subir). El precio no supera los €6. Si bien existen otras formas de llegar (tren, taxi, etc.) esta es la más económica y simple. El autobús llega hasta la terminal de Termini, desde allí se puede tomar el subte o metro hasta el hotel/hostel.

Llegando desde Ciampino las posibilidades son similares.

Información turística:

Dentro de la estación de Termini (por la cual seguramente pases) se encuentra un punto de información turística donde podes pedir información sobre los monumentos, museos y visitas, aunque también lo hay distribuidos en la ciudad.

Roma ofrece a los turistas la tarjeta Roma Pass que incluye: transporte, visitas a museos de forma gratuita, y descuento en eventos y otros museos. El precio es de €28 con una validez de 48 hs. y de €38,50 con una validez de 72 hs.

Dicen que para conocer Roma no alcanza una vida, y yo creo que es verdad. La ciudad siempre te sorprende, siempre hay algo que descubrir. ¿Te pasó lo mismo cuando la visitaste?

Anuncios