Si viajaste poco, o peor, nunca viajaste probablemente haya una pregunta (o varias) que, cual pájaro carpintero, te esté pinchando la cabeza ¿Cómo hago para organizarlo? ¿Por dónde empiezo? Sin duda hay algo que no podés permitirte: irte de viaje solo para darte cuenta al regreso que lo podrías haber hecho mejor, que podrías haber conocido más, que podrías haber aprovechado mejor tu tiempo. Si no tenés demasiadas oportunidades al año de viajar, si no dispones de mucho tiempo de viaje intentá exprimir el paseo que vayas a hacer. Este post es para eso, para que hagas valer al 100% el tiempo en el que estés recorriendo, viajando, paseando, conociendo. Prohibido volver con autoreproches sobre la organización, prestá atención a estos tips:
• Armate un kit: Nada de perder el tiempo haciendo compras o de pasar ratos largos en el supermercado del lugar a donde vayas. Siempre y cuando te atengas a las reglas del medio de transporte en el que viajes, asegúrate de llevarte todo lo necesario para que nada te sorprenda y te haga salir corriendo a buscar una farmacia, un almacén ni nada por el estilo. Me refiero a: shampoo, jabón, crema de enjuague, peine, curitas o apósitos, y hasta alguna aspirina o ibuprofeno. Parecen cosas obvias, pero más de una vez perdí valioso tiempo buscando farmacias o almacenes (porque sí, siempre están, pero cuando se los necesita parecen desaparecer de la faz de la tierra). Así que antes de salir de tu casa, asegúrate una bolsita con todo eso.
• Localizá hotel vía internet: Ubicalo en google maps y guardá la ubicación o, si es necesario, imprimite el mapa. Si vas a llegar hasta el hotel caminando, asegúrate de tener a mano el recorrido. Si tenés que coger algún medio de transporte averiguá previamente cuál es, dónde tomarlo y dónde te deja.
• Dejá la menor cantidad de cosas posibles libradas al azar: Averiguá todo lo relacionado a lo que quieras hacer. Si querés probar comidas típicas, buscá restaurantes, si querés ver algún espectáculo, llévate las entradas reservadas. Es muy útil averiguar dónde podés encontrar un punto de información (por lo general, si llegas a aeropuertos o terminales de trenes o autobuses, suele haber una allí) para arrancar con un mapa del lugar y con consejos de especialistas sobre qué hacer y visitar (en ocasiones, además te proporcionan los horarios de los monumentos, o actividades específicas relacionadas a la fecha/época del año en la que te encuentres). También es importante que conozcas los medios de transportes que vas a tener para moverte. Es raro que solo te muevas a pie en algún lugar, por eso conocé con qué medios cuenta, que precios tienen, dónde se compran los tickets, en qué horarios circulan, etc. Lo mismo vale si viajas en auto, si el hotel tiene parking, perfecto; si no tiene, averiguá dónde lo podés dejar (ya sea a la noche o cuando estés recorriendo). Si no vas a hoteles o hostels, y preferís campings también es recomendable que averigues con anticipación dónde los podés encontrar (ni hablar si ya los llevás reservados, mucho mejor).

DSCN0340.JPG
• Armate un itinerario día por día: Conocé los lugares de interés turísticos (o no tan turísticos pero que te interesen) que tiene el sitio que vayas a visitar. Una vez que sepas dónde vas a parar y, mapa de por medio, hacete una lista con los lugares que querés conocer. Partiendo de tu hotel/hostel/camping ármate un recorrido de las visitas que vas a hacer en cada día, de forma que optimices tiempo y recorrido. Podés calcular aproximadamente cuánto tiempo puede llevarte el recorrido; no te olvides de tener en cuenta las paradas para almorzar y/o merendar. También tené en cuenta en qué vas a trasladarte a esos lugares.
• Visitá con inteligencia: Si vas a estar más de un día en un lugar y querés visitar monumentos en los que haya que pagar entrada ¡Prestá atención! Muchas veces, ciertos monumentos o museos son gratuitos en algún momento de la semana y, si tenés la suerte de estar cerca, podés aprovechar ese día y no otro para concerlo. También pueden contar con descuentos (según la edad, país de procedencia, ocupación, etc.). En caso de que vayas a solicitar algunas de esas rebajas, asegúrate de llevar con vos la documentación necesaria para certificar el descuento. Tené en cuenta además que en ocasiones pueden ser necesarias reservas previas, o que alguno de tus días de viaje sea feriado en el lugar en donde estás y algunos de los monumentos o museos se encuentre cerrado. Que ninguna de esos detalles te impida conocer y sacarle el jugo a tu viaje
Si bien puede no salir perfecto en los primeros viajes (de hecho, la mayoría de las cosas ni las había pensado en el primero que hice), está claro que voy mejorando la técnica a medida que recorro y ahora hasta investigo la historia de cada lugarcito que voy conociendo e incluso busco fotos de como solían ser varios años atrás para poder compararlos cuando los tenga en frente. Sin duda son experiencias enriquecedoras, porque viajando conocemos los paisajes y las vistas, pero también conocemos la historia, la cultura, el arte, la gastronomía…

Anuncios