Ya sea que vengas por un día, una semana o un mes, con amigos o en familia, aburrirse en Madrid nunca es una opción. Siempre hay alguna actividad, alguna idea, algún lugar.

Arranquemos suponiendo que es la primera vez que aterrizas en Barajas para conocer la ciudad. ¿Por dónde empezar? Pues mi primera recomendación es obvia. Dirígete al hotel, deshacete de las valijas o mochilas y recién ahí arrancamos.

Esta capital tiene varias visitas obligadas; una de las más emblemáticas son la Catedral de La Almudena y el Palacio Real con sus jardines, uno pegadito al otro. Ambos monumentos son visitables; de hecho, el Palacio Real es gratuito una vez a la semana (el horario varía según sea verano o invierno).

La construcción de la Catedral se extendió desde finales del S. XIX hasta 1993, año en el que el Papa Juan Pablo II la consagró; y en 2004 fue escenario de la boda de los actuales reyes de España. Además de su interior, también se puede conocer el museo y ascender a la cúpula, en donde las vistas de Madrid son increíbles.

Justo frente a ella se encuentra el Palacio Real, antigua residencia de los Reyes españoles. El interior del palacio se encuentra totalmente decorado y cuenta con una gran colección de obras de arte así como también con una gran sala dedicada a exponer elementos relacionados a la armería. Junto al palacio se encuentra la Plaza del Oriente, que cuenta con más de 20 estatuas que representan a reyes españoles.

Podemos seguir nuestro camino por la calle Arenal y aprovechar, no solo para pasear por una de las calles más bonita de la ciudad, sino también para conocer el Teatro Real, que se encuentra a escasos pasos de Palacio, cruzando la Plaza del Oriente. Continuando por esta calle llegaremos el corazón mismo de Madrid: La Plaza Mayor. Esta imponente plaza ha sido el centro de la ciudad durante siglos y aún hoy continúa siendo el lugar preferido tanto para turistas como para madrileños. Allí no solo encontrarás un punto de información turística (en caso de que lo necesites), sino también una enorme cantidad de bares y terrazas, ideales para tomarse unos minutos y probar la típica gastronomía española: un bocata de calamares, unas tapas, unos pinchos, una tortilla, un poco de jamón ibérico…y la lista se puede extender eternamente.

DSCN2057.JPG

Cuando estés listo para continuar, busca, entre la infinidad de pequeñas calles que salen de allí la Calle Mayor, que en pocos minutos nos llevará a otro punto ineludible.

Llegaremos a la emblemática Puerta del Sol. Sin duda, nadie que no se haya tomado una foto con el oso y el madroño está autorizado a decir que visitó Madrid. Pero no solo eso, levanta la cabeza y mira la cantidad de símbolos que reúne este lugar: el cartel del “Tio Pepe”, el reloj que marca la llegada del año nuevo cada 31 de diciembre, junto a él el kilómetro cero y la infinidad de negocios. Sin duda, uno de los lugares más bellos de la capital española.

DSCN2049.JPG

 

Luego de las fotos obligadas, es hora de elegir algunas de las varias calles que nos lleven a la Gran Vía, avenida de casi un kilómetro y medio de longitud, la reina madre de las calles de Madrid, la más viva, la más movida. Si estabas esperando hacer compras, este es tu momento. Aprovecha para levantar la cabeza de tanto en tanto y mirar hacia arriba, Madrid está poblado de edificios increíbles, verdaderas joyas de la arquitectura, no te las pierdas.

Ni bien te topes con la calle Alcalá, súbete a ella y a pocos pasos encontrarás los famosos Palacio y Fuente de Cibeles, el antiguo y espectacular edificio de correo, telón de una de las fuentes más bellas de Madrid, que adorna la ciudad desde el S. XVIII. Siguiendo esta misma calle llegaremos a lo que fue la principal puerta de entrada a la ciudad: la Puerta de Alcalá, actualmente es un símbolo madrileño.

DSCN3170.JPG

Frente a ella nos espera el pulmón de Madrid, el Parque de El Retiro, antiguo lugar de descanso de los reyes. Si bien una de las cosas más lindas del parque es perderse por sus caminos, no dejes de visitar algunos imprescindibles, como el Palacio de Cristal, el Monumento a Alfonso XII frente al estanque, en donde puedes dar un paseo en barca, La Rosaleda y la estatua del ángel caído entre otros.

DSCN3158.JPG

Si bien Madrid tiene un millón de opciones más para ofrecernos, este recorrido es suficiente por hoy; ha pretendido que te des un chapuzón en la cultura española y en una de las ciudades más interesantes de Europa.

Anuncios